Error
  • Error cargando los datos del canal electrónico

Sistema de extinción automático de incendios mediante agua nebulizada - Características de los sistemas de agua nebulizada de alta presión

Los sistemas funcionan con presiones de uso entre los 35 y los 210 bares, descargando gotas de muy pequeño diámetro y alta velocidad.

Grupo Eléctrico

Los sistemas de extinción de incendios por agua nebulizada emplean como agente extintor agua natural a alta presión y está basado en principios y tecnología hidráulica bien establecidos. Los sprinklers automáticos o abiertos, especialmente diseñados hacen que el agua se descargue en forma de fina niebla. Las pequeñas gotas de agua ofrecen una amplia superficie total de absorción de calor, permitiendo así un eficaz enfriamiento de la zona del incendio y sus alrededores. La alta velocidad de las gotas hace que la niebla pueda penetrar en el conjunto de gases calientes y alcance la superficie de combustión, incluso en fuegos grandes y resguardados de la acción directa de la descarga.

Los sistemas de extinción por agua nebulizada de alta presión basan su principio de extinción y control del fuego en la combinación de cuatro acciones diferentes:

Enfriamiento del combustible y del espacio.

Desplazamiento del oxígeno en la base del fuego.

Atenuación de la transmisión de calor por radiación.

Lavado y decantación de los humos y gases tóxicos.

El efecto de enfriamiento se optimiza al máximo, por la división del agua aplicada en gotas extremadamente pequeñas (60-200 mm.) lo que resulta en un incremento gigantesco de la superficie de absorción de calor. Un alto porcentaje de estas gotas pequeñas pasa a estado gaseoso, retirando del combustible el calor necesario para su evaporación y desplazando al oxigeno de la base del fuego. (El agua aumenta unas mil setecientas veces de volumen al evaporarse). Este proceso de vaporización enfría y sofoca la reacción de combustión, reduciendo la emisión de los vapores inflamables, y finalmente produciendo la extinción.

Es importante resaltar el hecho, de que el efecto de sofocación se limita al entorno del fuego, que es donde el agua nebulizada se convierte en vapor. El recinto permanece con niveles de oxígeno genéricos, superiores al 17-19%, lo que hace que la atmósfera permanezca por encima de los niveles hipóxico.

Información adicional